relatos bíblicos

La Mujer Cananea

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
En el libro de San Mateo, capítulo 15, podemos encontrar la historia de la mujer cananea de gran fe, que, sin ser judía, creyó en Jesucristo como Hijo de Dios y se le acercó para pedir un milagro.

En el libro de San Mateo, capítulo 15, podemos encontrar la historia de la mujer cananea de gran fe, que, sin ser judía, creyó en Jesucristo como Hijo de Dios y se le acercó para pedir un milagro.

Por: Lights Magazine

No era un milagro cualquiera, era un milagro de salvación y liberación de espíritu para su hija. El versículo 22 afirma que estaba poseída por un demonio.

Jesús y sus discípulos viajaron a la región de Tiro y Sidón (hoy situada en el sur de el Líbano a 21 kms de Israel). Eran dos ciudades ricas con gran influencia por la cultura griega. Cuando llegaron a una casa procuraron que nadie les molestara, sin embargo, la mujer cananea se quedó afuera pidiendo auxilio a Jesucristo para que salvase a su hija a liberarse de ese mal espíritu. Sin embargo, Jesús no respondió al llamado hasta que sus discípulos le rogaron que la corriera del lugar. ¿Te imaginas ser seguidor de Jesús y recibir esa actitud? Pero no hay que juzgar, ellos sabían que era su rey, su Mesías y en algún momento también sólo hemos querido lo mejor para nosotros.

Te interesa: El éxito en la vida con la Palabra de Dios

Jesús, en el versículo 24, le respondió que había sido enviado a salvar a las ovejas de la casa de Israel, nuevamente solo a los judíos, no a los gentiles que eran descritos según los historiadores como “perros” (la más dolorosa descripción que podía hacérsele a una persona en ese entonces). En esta historia, Jesucristo quería conocer la fe de la mujer y qué tan sincera era, porque encontramos en otros relatos que Él dejaba que se le acercaran y tocaran su manto. Un ejemplo que encontramos en Mateo 9:21, es de la mujer que padecía un flujo constante de sangre que pensó dentro de sí ·si tocare su manto seré sana” a lo que Jesús respondió: “Ánimo, tu fe te ha salvado”.

Mujer de Cananea, grande es tu fe

La mujer confiaba en el poder del Hijo de Dios, por lo que se inclinó a él y le suplicó. En Mateo 15:26 Jesús respondió que no estaba bien darle lo mejor a los perros, más ella respondió: “aun así lo que cae de la mesa ellos lo comen”. No quería todo el poder de Cristo, sólo un poco. La confianza y fe en Jesús de aquella mujer, salvaron a su hija en ese instante.

Jesucristo sana a muchos (Mateo 15:29)

Después, en Galilea, Jesús sanó a mucha gente. Entre ellos estaban ciegos, mudos, cojos, mancos, y muchos otros enfermos que estuvieron a los pies de Cristo y Él les sanó. De gran manera que la multitud se maravillaba y alababa el nombre de Dios porque veían el poder de Dios y glorificaban su nombre (versículo 31)

Hoy, los creyentes en Dios siguen pidiendo ver milagros. Tal vez todos queremos ver algo espectacular o sobrenatural para tratar de entender que es Dios quien está detrás de tu petición por sanidad contestada.

¿Cómo lo podemos entender hoy?

Debido a la pandemia que vivimos, lamentablemente casi 2 millones de personas en el mundo han perdido la vida. Sin embargo, también hemos visto milagros de cómo se recuperaron hombres y mujeres que estuvieron muy graves e internados a causa este virus. Últimamente sólo escuchamos de esta enfermedad, pero no olvidemos que hay otros millones de recuperados de cáncer, lupus, infartos, enfermedades crónicas y terminales; no podemos entender por qué Dios sana a unos para mostrar su poder y cómo otros han partido de este mundo cumpliendo su misión y dejándonos un vacío y muchas interrogantes. Lo real es que Dios sigue haciendo milagros, sigue usando a médicos y enfermeros para que a través del conocimiento y sabiduría que les da, pueda seguirnos sorprendiendo.

No confundamos objetos como un “manto milagroso” o un “pedazo de cruz” con el poder de sanidad. La sanidad en la época que estuvo Cristo en la Tierra existía porque fluía a través de su espíritu; hoy es a través del poder del Espíritu Santo en consagración y Dios conoce nuestros corazones. Así es como podemos seguir viendo milagros de sanidad.

Compártenos tus oraciones contestadas en Instagram, Facebook y Youtube con el hashtag #LightsSabiduría.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

- NUESTRA ÚLTIMA EDICIÓN -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642