La necesidad de perdonar y recibir el perdón de Dios

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Perdonar es un tema muy recurrente en la Biblia. En él está la base de nuestra relación con Dios y con los demás. Experiméntalo.

Perdonar es un tema muy recurrente en la Biblia. En él está la base de nuestra relación con Dios y con los demás.

Por: Alma Delia González

Cuando experimentamos el perdón, nuestro corazón se llena de gratitud. Aunque después de sentir su poder en y hacia nosotros, reconocemos que no es fácil hacerlo.

Muchas veces, antes de perdonar a quien nos ha lastimado o sentimos que nos ha hecho daño, necesitamos pasar por un proceso doloroso y largo. Lo que debemos reconocer es que Dios no nos deja solos nunca, Él nos acompaña y nos ayuda a experimentar ese alivio. Él es nuestro ejemplo perfecto de amor y perdón. El apóstol Pablo en su Carta a los Efesios nos exhorta:

“Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Efesios 4:32

Sabemos que Dios desea que vivamos en amor, que sintamos paz y que perdonemos a los que nos ofenden. Sin embargo, hay situaciones en las que nos parece imposible perdonar. Veamos lo que la Biblia dice al respecto.

Perdonar no significa que debes tolerar que te hagan sentir mal, te ofendan y pisoteen

Perdonamos para ser libres del rencor. Decidimos seguir adelante sin permitir que otra persona tenga poder sobre nuestras acciones o emociones.

Cuando perdonamos entregamos a Dios todo nuestro dolor, seguros de que Él se encargara de hacer justicia en su momento.

No digas: Yo me vengaré; Espera a Jehová, y él te salvará”.

Proverbios 20:22.

Créeme, confía en el Señor y Él actuará por ti. El pecado siempre trae consecuencias y la persona que nos ha hecho daño, si no se arrepiente de haber actuado mal, vivirá con las que haya provocado su error. Muchas veces tenemos que decidir apartarnos y no prestar atención a sus actitudes hacia nosotros para evitar que nos siga causando dolor, sobre todo si es alguien cercano. Perdonar no nos obliga a ser amigos o a mantener una relación de falsa convivencia.

Perdonar no significa que me tienen que pedir perdón primero, así no funciona

Nosotros como creyentes de Dios debemos decidir perdonar, aunque el otro no se disculpe y no se arrepienta. Podemos elegir dar el primer paso (Mateo 5:23-26). Escogemos liberarnos del enojo y de la amargura por nuestro bien y en obediencia a Dios, sigamos el ejemplo de nuestro Padre Celestial para ser llamados sus hijos.

No es olvidar y el olvido no es el medio

“Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones”, dice Dios en el libro de Los Hebreos 10:17.

Él es omnisciente y no puede olvidar, pero a lo que se refiere esta cita bíblica es que no usará el pasado contra nosotros. Si somos sinceros, aun después de perdonar, recordamos lo que pasó. Esto es así porque Él nos ha dado memoria. Los recuerdos nos ayudan a saber de qué situaciones huir, lo que sí sucede cuando nuestro perdón es genuino es que permitimos que Dios sane nuestro corazón y que quite todo dolor, rencor y amargura producto de la ofensa que recibimos. Así el deseo de venganza ya no controla nuestros pensamientos; aunque sintamos tristeza por lo que sucedió no hay rencor.

Perdonar muestra el carácter de Cristo

En la oración del Padre Nuestro, por ejemplo, es Dios quien nos manda a perdonar y a amar a nuestros enemigos si queremos recibir su perdón. No se trata de decir oraciones repetitivas y sin sentido. Así que perdonamos por obediencia a Dios en lugar de ceder a nuestras emociones.

12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad,

13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Colosences 3:12,13

A veces no podemos perdonar porque nos hicieron mucho daño y dejamos que se acumule ese sentimiento. A veces todavía nos están dañando, ¿cómo detener el dolor? El perdón es lo que nos libera del pasado. Lo que se gana con el perdón es la libertad.

No sanas para perdonar. Perdonas para sanar. No perdonas a los demás para el bien de ellos: lo haces para tu bien, para tu salud; hay estudios científicos que cada vez demuestran más los beneficios a la salud que nos trae el perdonar.

Te interesa: Lo bueno de perdonar

Una de las cosas que tenemos que hacer para lograrlo de corazón es pedirle a Dios que te revele a qué personas tienes que perdonar, comprender el significado de la cruz y decidir hacerlo. Pídele a Dios que sane tus heridas emocionales y declara tu sanidad, recibe la paz de Dios y que su amor de llene todos tus vacíos; ora por ellos y bendice a los que te dañaron, perdónate y bendícete a ti mismo con el amor de Dios. Sentirás un espíritu de gozo y de paz, alaba a Dios por ello.

The Art of Forgiveness - Experience Life
Perdonar hace que nuestro corazón se llene de gratitud.

La bendición activa el poder de Dios y entre más personas te bendigan y oren por ti, y así mayor poder vendrá sobre tu vida.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

- NUESTRA ÚLTIMA EDICIÓN -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642