Lo Bueno de Perdonar

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Lo Bueno de Perdonar

¿Has escuchado que lo que siembras es lo que cosechas?

¿Cómo te sientes para este fin de año?

Dicen que cuando de verdad perdonas es algo maravilloso, ya que impactas a los demás y para bien, pero si estás enojado con alguien, ese enojo te consume día tras día, aún sin que esas personas ni si quiera lo conozcan, ¿conocen a personas así? No basta con que cambies de ciudad, de escuela o de trabajo.

Actualmente hay muchas personas enojadas y no lo saben, no se han dado cuenta contra quién están enojadas o esa actitud amarga que se convierte en esclavizante y obvio que es un veneno que te carcome hasta los huesos. Además que físicamente está comprobado que te enferma.

Pero, ¿cómo puedo enfrentarme al enojo? Vamos a definir el enojo y dos sentimientos que van ligados:

Enojo: Movimiento del ánimo que suscita ira contra alguien.

Rencor:  Resentimiento arraigado y tenaz.

Perdón:  Remitir la falta, delito u otra cosa.

Si no perdonas a quien te ofende, el Ser supremo en el que cree te negará el perdón. Debes tener disposición de perdonar, porque al guardar rencor uno mismo es el que sale lastimado.

Piensa en las personas a tu alrededor, si te sinceras y empiezas a enfrentar las situaciones en que has sido herido, porque claro todos hemos sido heridos, y muchas veces el perdón tarda tiempo en poderlo procesar cada persona. Como personas buenas que queremos ser, debemos dar el primer paso, porque si tienes rencor en tu corazón debes tomar la iniciativa. Perdonar no es fácil, un ejemplo es el divorcio, tras una gran parte de tu vida que viviste y compartiste, el impacto es muy grande, por eso el perdón se da tras un proceso. Hay heridas profundas que toman tiempo pero hay que empezar a tratarlas a la brevedad, porque el enojo lo sentimos todos, pero el amargarnos es una opción que debemos evitar.

Cuando te acercas a pedir perdón a una persona, sentirás compasión, tus sentimientos serán otros, verás hasta las situaciones de modo diferente y aceptarás a las personas tal como son, pero ojo, no significa que al aceptarlas ya no habrá conflictos, eso es por el roce diario, ya que no somos perfectos y tenemos nuestro carácter y forma de ser.

Si eres una persona espiritual o tratas de serlo, debes pedir al Ser supremo en el que crees, que te “libere” de la “atadura”, porque no podrás vivir una vida plena, tranquila y en paz con los demás, hasta que aprendas a perdonar.

Recuerda no liberas al otro, te liberas a ti mismo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD