Ley de Moore

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Parece ser una afirmación sin tanta relevancia, pero diariamente, con las computadoras y su velocidad vemos cómo se cumple.

Fue propuesta por Gordon Moore, cofundador de Intel en 1965.

Cuando Moore hizo tales declaraciones, el chip de computadora más complejo contaba con 64 transistores, hoy en día un Pentium tiene 55 millones.

Si comparamos las computadores de los 70´s con las actuales, podemos darnos cuenta a simple vista que las predicciones de Moore estaban bien fundadas,  a pesar de que algunos dicen que dicha ley está alcanzando su límite, pues se está llegando a un punto, donde la tecnología termina estancándose.

Lo que hace posible que la ley todavía sea vigente, es el número de semiconductores, transistores y el circuito integrado que usan las computadoras. Mientras se continúe utilizando la misma tecnología, su ley seguirá cumpliéndose.

El semiconductor es un material que funge como aislante y conductor, se invento en 1947, antes, se usaban tubos de vacío que eran frágiles y se sobrecalentaban. Para 1958 se creó el circuito integrado y finalmente, el transistor plano. Estos elementos permitieron que la tecnología avanzara a pasos agigantados, pues sus componentes se hacen cada vez más pequeños y compactos.

Moore también dijo que, a medida que las técnicas de producción mejoraran, el precio de los componentes se reduciría, pero los circuitos complejos seguirían siendo caros, aunque indispensables. Esto creó un balance casi perfecto entre el costo por componente  por circuito.

Si bien, la “ley” se ha cumplido hasta ahora, con el paso de los años se le han realizado algunas modificaciones. El propio Moore se dio cuenta que la tecnología ya no avanza al mismo paso que antes y en 1975,  escribe al Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IIEE), explicando que “las técnicas de producción han mejorado tanto, que abren casi inconscientemente, paso a la innovación, pero la industria de los semiconductores esta llegando al límite de algunas técnicas y la velocidad de los avances se reduciría, es decir, en lugar de duplicarse la velocidad cada año, sería cada 2 años”. A partir de entonces, la ley se ha modificado tantas veces que ahora es casi imposible seguirle la pista.

¿CUENTA COMO LEY?

No está fundamentada por ninguna base científica, sólo son observaciones personales del propio Moore. A pesar de eso Intel dice estar trabajando con base en ella.

Entonces, si no se califica como ley y no tiene fundamentos reales, ¿por qué se sigue cumpliendo? Muchas de estas razones son meramente de mercado, las compañías están en una encarecida batalla por dar siempre más que su competencia. Otro factor y el más simple de todos es el reto. Los consumidores siempre buscarán algo mejor. No cumplir con las expectativas del cliente disminuiría las ventas de las compañías, por tal razón los ingenieros continúan buscando más y mejores métodos, así como formas de evitar el estancamiento de esta ley.

¿Realmente es tan importante?

Comercialmente esta ley no genera ventaja ni desventaja, su importancia es de otro tipo, pues nos habla de un futuro con chips cada vez más potentes, que abren el camino a muchas posibilidades tecnológicas, pero al llegar a tope de lo que la tecnología actual nos puede dar, significa también que es hora de buscar otras formas de evolucionar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD