¿Cómo aumentar mi autoestima?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

POR CLARISSA DÍAZ MEDINA.

PSICÓLOGA

Un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama sino en sus propias alas.

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido inseguros de lo que somos, ya sea por algo físico como: los dientes, los pies, la cara, esos kilitos de más o alguna característica de nuestra personalidad como nuestra manera de pensar, hablar, actuar o simplemente cualquier cosa que no te agrada ni aceptas de ti. Las demás personas e inclusive uno mismo pueden identificar a una persona con baja autoestima y nos hablan de la importancia que tiene el desarrollar confianza, pero nadie nos dice cómo. La clave para mejorar la autoestima es cambiar el modo en que interpretas tu vida: analizar lo negativo   y crear nuevos pensamientos y objetivos que motiven el crecimiento de tu autoestima. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo que en este artículo aprenderás cómo desarrollar   una buena autoestima.

¿QUÉ ES LA AUTOESTIMA?

La autoestima es la valoración con un sentido de satisfacción que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las sensaciones y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de la vida. Nos sintamos listos o tontos, capaces o incapaces, nos gustemos o no. Son las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, aquellas cualidades, capacidades, modos de sentir o de pensar que nos atribuimos, y que conforman nuestra imagen personal.

Con una autoestima alta aprendemos a reconocer y experimentar nuestro propio valor.

HÁBITOS PARA TENER UNA AUTOESTIMA SANA.

Deja de ser tu peor enemigo.

La principal responsable de una autoestima baja es tu propia voz interior, esa que nos dice  cosas negativas. 

Sí, todo el mundo tiene una voz crítica negativa, aunque unas personas son más conscientes que otras. Se trata de la voz con la que te dices pensamientos destructivos a ti mismo, como: Nunca hago nada bien o Eres peor que él/ella. Para tener autoconfianza es importante no aceptar esos pensamientos y reemplazarlos por otros más positivos que te ayuden a sentirte mejor. Imagínate, bastante tenemos con la gente a la que no le agradamos y nos juzga, para que tú también te califiques negativamente. Para ello, trata de atender a tus pensamientos y, si observas alguno negativo, cuestiónatelo y cámbialo.

No te compares ni busques la aprobación de los demás:

Todas las personas somos diferentes, todos tenemos cualidades positivas y negativas. Aunque a veces no seamos más buenos que otros en algunos ámbitos, seguramente seremos “mejores” en otros. Además, cuando vayas a hacer cualquier cosa o tomar una decisión, pregúntate si estás enfocado en lo que pensarán los demás o si estás actuando para que ellos se sientan satisfechos con tu comportamiento. Una forma de trabajar este punto es mostrarse en contra de la opinión de alguien. Siempre de forma asertiva y educada.

Autoafirmaciones:

Como decía Muhammad Ali:

Es la repetición de afirmaciones lo que guía a la creencia. Y una vez que esa creencia se convierte en una convicción profunda, las cosas comienzan a suceder.

Las afirmaciones ayudarán a desarrollar tu autoestima, repítelas 3 veces durante el día, puedes apuntar las frases que más te gusten en una tarjeta y leerlas por la mañana y antes de dormir y te sentirás mucho mejor contigo, ejemplo:

-Me gusto a mí mismo y me acepto totalmente..

-Soy una persona de valor y tengo derecho a ser feliz.

Haz ejercicio o deportes.

Si, es un hecho que nuestra apariencia física influye en nuestra autoestima. Con una buena forma te verás y te sentirás mucho mejor. Si no estás acostumbrad@ a hacer ejercicio o ir al gimnasio, comienza poco a poco con 10-15 minutos de caminata diarios y ve aumentando el tiempo gradualmente. Recuerda que con el deporte liberas endorfinas (hormonas del bienestar).

Rodéate de gente positiva.

El apoyo social es uno de los amortiguadores más importantes del estrés. Las personas que te rodean sirven como apoyo emocional para divertirte y para darte ayuda. Rodéate de gente con criterio y mente positiva. 

Haz una lista de tus logros y éxitos.

Se trata de hacernos conscientes de los logros o éxitos que tuvimos en el pasado, para  intentar tener nuevos éxitos en el futuro. Recordarás que tienes la capacidad para lograr lo que te propones. Es importante ponerle fecha de inicio  y de terminación a tus metas.

Haz una lista de tus cualidades.

Sé generos@ y sincer@ contigo mism@ haciendo una lista de tus cualidades positivas más destacables. Si no sabes por dónde empezar, pregunta a un amigo de confianza.Tienen que ser al menos 10 cualidades. Es normal si sientes que te cuesta hacer la lista porque la mayoría de las personas se enfoca en sus rasgos negativos y olvidan los positivos.

Ejemplo:

-Soy trabajador.

-Sé escuchar.

-Soy educado.

-Soy amable.

-Soy responsable.

Deja de ser perfeccionista.

El perfeccionismo es uno de los rasgos más destructivos porque con él queremos ser algo inalcanzable y, aunque mejoramos constantemente, nunca estamos contentos.

Además, al querer hacer todo perfecto te paralizarás al ver errores, lo dejarás todo para más tarde y no obtendrás ninguna clase de resultados. Todo ello conllevará a un descenso de tu autoestima.

Esfuérzate para mejorar:

Una buena forma de mejorar la autoestima es tratar de superarnos en aquellos aspectos de nosotros mismos con los que no estemos satisfechos, cambiar esos aspectos que deseamos mejorar. Para ello es útil que identifiquemos qué es lo que nos gustaría cambiar de nosotros mismos o qué nos gustaría lograr, luego debemos establecer metas a conseguir y esforzarnos por llevar a cabo esos cambios.

No importa si eres moren@, blanc@, aperlad@, delgad@, gord@, alt@, chaparrit@, de pelo chino o lacio, recuerda que eres un ser humano valioso, no importa lo que digan los demás, mientras tú te ames y valores.

Acéptate:

Aceptarte tal y como eres es necesario para tener una óptima autoestima y ser feliz.

Esto no quiere decir que no puedas cambiar, ser (sanamente) ambicios@ y mejorar tu vida. Significa aceptar tus defectos, ya sea físicos, o capacidades o aptitudes, y a partir de ahí trabajar para mejorar en lo que creas te puede

ayudar a mejorar tu confianza en ti mism@, pero ojo, si quieres modificar algo de tu persona hazlo pensando en ti solamente, no para agradarles a los demás.

Ante cualquier tipo de situación en la que te sientas mal contigo mismo, sigue este proceso:

Hazte consciente de la

situación: Es necesario que

cuando te sientas mal te hagas consciente de ello.

Acéptalo: Acepta el hecho de

sentirte mal, es algo normal y no te tienes porqué castigar por ello.

Actúa: ¿Qué puedes hacer para sentirte mejor?

ACTIVIDAD OPCIONAL:

Dibuja un árbol y escribe lo siguiente:

En los frutos, los éxitos o triunfos.

En las ramas, las cosas positivas que haces.

En las raíces escribirán las cualidades

positivas que cada uno cree tener.

Al final date cuenta que tus raíces son las características de tu personalidad que te sostienen, y date cuenta de lo que eres capaz.

Si no te gusta algo, cámbialo. Si no puedes cambiarlo, cambia tu actitud – Maya Angelou.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD