Cómo puedo entender a mis hijos

Alma Delia González
Lic. En Teología Cristiana

“Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres”.Malaquías 4:6 RV 1960

Hemos olvidado lo necesario que es que las mamás y papás se reconcilien con sus hijos y viceversa. Nuestra cultura ha perdido su camino en cuanto a la crianza, ya que la mayoría de los padres pasa muy poco tiempo con ellos, y pocos saben qué hacer para disciplinarlos y educarlos.



Muchos se sienten frustrados o están confundidos acerca de sus responsabilidades, mientras otros quieren tener hijos pero no ser padres y dejan que otras personas tomen la responsabilidad que Dios les ha dado. La mayoría de los papás quieren hacer felices a sus hijos, pero no lograrán cumpliendo todos sus caprichos: criarlos y a la misma vez hacerlos felices hoy y en el futuro es una labor titánica que exige amor, tiempo, y compromiso. Te aconsejo comprometerte a ser la madre o el padre que necesitan, los que tenemos este privilegio necesitamos urgentemente la ayuda de Dios.

Lo que dejas después de que te hayas ido es tu herencia, lo que dejas en la forma que hayas vivido es tu legado; tus hijos son los seres que más amas, y son nuestro reflejo y continuidad. En vida les aportas lo que eres y lo que haces y sin darte cuenta tu estilo de vida tiene influencia en ellos desde su infancia hasta que son adultos, tu mejor herencia para ellos no es lo material, aunque es bueno, pero lo más importante es una vida espiritual llena de fe y de valores. Como padres debemos hacer a un lado nuestro ego y correr tras el corazón de nuestros hijos: ser padres es para valientes, para aquellos capaces  de dejar de  pensar en sí mismos.


Cómo entender el corazón

La palabra “corazón” no se refiere al órgano que bombea sangre dentro del cuerpo, se refiere al centro de control de la vida.  Ahí se desarrolla el carácter y es el lugar donde surgen las emociones, el conocimiento y el entendimiento. En él impacta cada pensamiento, actitud y acción en la vida.  El taller de nuestro corazón es un lugar donde se integran las experiencias, las enseñanzas y los valores porque únicamente lo que llega aquí es lo que se vuelve parte de nuestra vida.

Todo lo que hacemos como padres, corregir, instruir, disciplinar, tiene que estar dirigido al corazón de nuestros hijos; si el corazón cambia, la buena conducta vendrá como resultado.

Cuando solo nos enfocamos en el comportamiento de nuestros hijos y no nos dirigimos a su corazón, se producirá un comportamiento temporal y forzado; ellos actuarán y pensarán según el estado de su corazón, pero nosotros no tenemos el poder de cambiar el corazón de nadie. Dios es el único que puede cambiarlo si el individuo abre su corazón y permite que Dios haga Su obra. Como padres tenemos influencia y oportunidad de impactar el corazón de nuestros hijos toda su vida. Para ello invertimos nuestro tiempo platicando, jugando y conviviendo con ellos.


Dios quiere revolucionar nuestra manera de pensar como padres

Lo cierto es que los padres tenemos que cambiar antes de que los hijos puedan hacerlo. Algunos piensan que los años decisivos eran entre el nacimiento y los 5 años, pues es en esa etapa cuando se forma gran parte del carácter y personalidad. También afirman que después será imposible que cambien. La realidad es que todos los días Dios hace milagros en la vida de las personas.

La Palabra de Dios regularmente forma el carácter de los adultos y el Espíritu Santo puede transformar a la persona en más terca, rebelde o en alguien semejante a Cristo. Nunca es demasiado tarde, de hecho Dios nos usa como la herramienta principal para efectuar ese cambio en la vida de nuestros -sus- hijos. Lo primero que tiene que hacer es llevarlos en el corazón, orando por ellos siempre y pedirle a Dios que cambie nuestro corazón, ya que Él está interesado en cultivar el de los padres.

Recuerda siempre lo especial que es esto: es donde Dios vive y trabaja, Él nos dice “Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón porque de él mana la vida” Proverbios 4:23. Si la mayor parte de la comunicación con los hijos es negativa, recuerda que las personas respondemos mejor cuando somos animados que cuando nos sentimos regañados; animar es una de las mejores maneras de llegar al corazón.

Oración: ¡Señor te pido que me ayudes a ver mis hijos de la manera que Tú los ves; quiero llegar a su corazón, dime cómo lograrlo!

Shalom, la paz de Dios.

1776total visits,2visits today

Lights Magazine TV

Tu revista familiar para que sepas más. #IluminaTuMente

14 comentarios sobre “Cómo puedo entender a mis hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *