Resiliencia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Por: Lights Magazine

La única manera de ser felices es vivir el día a día.
¿Qué es la resiliencia?

Es la capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida para transformar el dolor en una fuerza para superarse y salir fortalecido, comprendiendo que uno mismo tiene el control de su destino.

No significa no sentir dolor, malestar o frustración, sino que, a pesar de tener esos sentimientos causados por un trauma, estrés o amenazas, es posible adaptarse a lo largo del tiempo, encontrando sentido a la vida y sabiendo que, aunque no todo tenga un propósito claro, se puede sobreponer al suceso. Esto no es algo con lo que se nazca, más bien se va aprendiendo y desarrollando, incluso durante toda la vida. Todos podemos aprender a desarrollar la resiliencia.

Si bien esta palabra es utilizada con el fin de animarnos a seguir adelante, estudios sugieren que mediante la práctica podemos desarrollarla. Éstos llevan más de 2 décadas y nos invitan a salir de nuestra zona de confort porque desarrollamos habilidades de acuerdo a nuestra personalidad en los momentos difíciles y después de ellos.

Los neurocientíficos han logrado entender cómo un grupo de personas reaccionan negativa o positivamente a una misma situación. Los científicos han podido ver en el cerebro en tiempo real cómo las situaciones de estrés cambian su estructura y sus funciones. Los psiquiatras de la Universidad de Yale argumentan que hay muchas formas para que un trauma “no te saque de tus casillas”.

Solemos estresarnos más de lo que nos damos cuenta. Entre el trabajo, la pareja, poder pagar los recibos y gastos del mes, todas son situaciones que nos impactan aun siendo insignificantes. Por esta razón es necesario desarrollar la resiliencia. De hecho, lo que genera mayor investigación por parte de los científicos es por qué algunas personas pueden controlar exitosamente sus emociones y qué parte del cerebro tienen desarrollada para saber hacerlo. Es decir, investigan el área que regula el estímulo biológico (subcortical) y cómo responde ante las situaciones de estrés.

Para Richard Davidson, neurocientífico de la Universidad de Wisconsin, la parte de la corteza prefrontal a la amígdala es una parte del cerebro que responde a las amenazas. Esa conexión hace que la amígdala reaccione de manera pacífica y por lo tanto los cerebros de personas resilientes responden diferente a los demás.


¿Cómo sé si soy resiliente?

Observa cómo reaccionas a las situaciones sorpresivas y sobre las que no tienes control. No hay una receta mágica para todos, cada uno debe encontrar lo que le funcione, aunque hay actitudes o reacciones generales que ayudan. Si te hace falta una razón más para ejercitar tu cuerpo debes saber que éste regenera neuronas, lo que fomenta la resiliencia. Incluso mediante la práctica de mindfulness, se sabe que se entrena al cerebro para reaccionar mejor, esto último comprobado por la medición de la presión y los latidos del corazón.

Podemos identificar a una persona con una actitud resiliente cuando dicen las cosas como son, es decir, no exageran las situaciones, son realistas, empáticos, flexibles y no sacan conclusiones hasta no corroborar la información.

Las enfermedades del corazón, Parkinson o Alzheimer afectan a la mayoría de los americanos, pero aquellos que desarrollaron la resiliencia no decaen tanto en su enfermedad, la resiliencia los hace optimistas.

Sin embargo, el psicólogo Martin Seligman explicó en la convención 117 de la American Psychological Association que ahora hay 20% más de jóvenes deprimidos en Estados Unidos que hace 50 años, pues sienten que no tienen un propósito en la vida. Este síntoma no desaparece en la edad adulta, se agrava mediante relaciones conflictivas, insatisfacción laboral, enfermedades y muerte precoz. A los niños se les puede enseñar a ser resilientes desde la escuela, ayudándolos a encontrar su propósito de vida mediante emociones positivas. En la adolescencia mediante técnicas de relajación y apoyándolos en descubrir para qué son buenos, porque en esta etapa la inseguridad llega a un punto máximo.


Tips para ser resilientes

1.- Desarrolla creencias que nadie te pueda quitar

2.- Encuentra el porqué de cada situación estresante que vivas

3.- Trata de mantenerte positivo

4.- Enfrenta las situaciones que te dan miedo

5.- Aprende cosas nuevas todo el tiempo

6.- Encuentra un régimen de ejercicio en el que te puedas comprometer

7.- No te castigues por los errores del pasado

8.- Reconoce qué te hace fuerte y diferencia de los demás

*Estos tips fueron extraídos de la revista Time, 2018.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD