Hipohijo, ¨no sufras hijito¨

Por: Lights Magazine

Lo padres no quieren que les pase nada a sus hijos porque los aman. Incluso hacen todo lo posible que este a su alcance para que nada les moleste ni les preocupe.

¿Esto está bien? Cada quien puede saber cuál es la situación en la que viven. Hasta dónde les debe preocupar el cómo son y qué sienten los niños. Nadie nació sabiendo ser padre o madre.

Pero según psicólogos estadounidenses, al querer que los hijos tengan una vida perfecta, en realidad, se las estás arruinando.

Va desde que a los 20 años vayas y despiertes a tu hijo a su cuarto todas las mañanas para que vaya a las clases, le prepares el desayuno a tu hijo que va a la universidad, lo inscribas en las clases que tú crees le deben de interesar y le planches la ropa. Si hay una confrontación con jóvenes de su edad, les hablas a los papás de otros adolescentes para tú resolver el conflicto por tu hijo, cuando se trate de pequeñeces y no le recuerdas el valor que tiene como persona y con otra actitud lo bien que saldrá de ese lío.

Pero lo que parece que estás haciendo bien , en realidad lo estás haciendo mal. Al no querer que nadie le lastime y tratar de resolver su vida, estás deteniendo que desarrolle una verdadera autoestima; y aunque deseas estar a lado de él, no siempre será así no podrás resolverle los conflictos que se presenten en la vida. Alguien mencionó: ¨Los estás criando en un mundo de fantasía, cuando el mundo puede ser un terror¨.

En realidad debes dejarlo que él o ella opinen acerca de lo que desean para su futuro, dar tu opinión y decirle hasta qué momento de su vida, por su bien, lo vas a apoyar. Probablemente hasta ven perfecto el hecho que cada vez más adultos deseen quedarse en casa de los papás y todos contentos. El problema es que después se olvidan que tienen que ahorrar para su futuro, prepararse e independizarse para poder formar una familia y crecer. A esto se le llama ¨hijos blanditos¨, porque son hijos de padres que aunque lo hicieron con mucho cariño, en realidad evitaron que pudieran forjarse un carácter y poder enfrentar al mundo.  Los hipohijos son niños con tendencia a la depresión y muchos altibajos en la vida adulta, porque carecieron de recursos para poder desarrollarla.

Los hipohijos son niños que se sienten cansados, ya que entre la escuela, las tareas, las actividades extracurriculares y el estrés (el que a veces es bueno- que te hace querer ser el mejor en todo), las cosas se vienen a complicar. Cuando los hiperpadres con amor evitan que sus hijos sufran en lo mínimo aún en la adolescencia, están creando adultos irresponsables, ya que esperan que si no son los padres, sea la pareja quien les resuelva la situación. Lo que ahora  es una ¨generación blandita¨ con muy poca tolerancia a fallar y a la frustración.

Eva Millet , autora del libro Hiperniños, hace las siguientes observaciones:

  • Sobreproteger es desproteger: los niños deben adquirir autonomía
  • Los límites son tan importantes como el afecto
  • Se puede entrenar la baja tolerancia a la frustración
  • Para ser feliz se requiere carácter y entre ello es el jugar y la empatía

364total visits,1visits today

Lights Magazine TV

Tu revista familiar para que sepas más. #IluminaTuMente

10 comentarios sobre “Hipohijo, ¨no sufras hijito¨

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *