La Fórmula del Éxito

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

     Vivimos en un mundo donde la mayoría de las personas se preocupan por el éxito. Existen muchas definiciones de lo que es el éxito, de esta palabra se ha abusado mucho en su uso.

     ¿Qué significa tener éxito en la vida? ¿Es una aspiración correcta  el desear tener éxito?

      Yo le aseguro que sí es correcto. Como seguidores del Señor Jesucristo, no solo tenemos permitido luchar por lograr el éxito: estamos llamados a lograrlo.

     ¿Qué es el éxito?  La mayoría de las veces, se define a esta palabra simplemente como la capacidad de una persona de lograr sus objetivos personales. El éxito no tiene que ver con lo que mucha gente se imagina: éxito no es posición, poder, prestigio, prosperidad, placer,  no es la tecnología que empleas, no se debe a la ropa que usas, no se trata de eso.

     Quien va en pos del dinero pensando que es la clave de la felicidad, persigue un espejismo, no solo quedará desilusionado  sino que tendrá muchos problemas, en la búsqueda desesperada  de riquezas hay quienes  sacrifican las relaciones familiares y los amigos y hasta su relación con Dios,  el dinero promete la felicidad pero no la da: lo que hace es aumentar el deseo de acumular más. La búsqueda del éxito en el trabajo o en los pasatiempos siempre tiene que estar en segundo plano, si la búsqueda de Dios no es lo primero las demás cosas que busquemos serán ídolos que nos harán esclavos. Para el Señor, nuestro  mayor éxito es  llegar a ser la persona que Dios quiere  que  sea  y lograr las metas  con su ayuda. Primero, nuestro éxito depende de ser lo que Dios quiere que seamos. Segundo,  depende de hacer lo que Él nos ha llamado a hacer, nuestro objetivo  es entender lo que  Él ha determinado  para nosotros. Usted no puede tener éxito si deja a Dios fuera de su vida, pudiera parecer que ¨lo tiene todo¨, el dinero o la fama no pueden dar paz, gozo, amor y contentamiento duraderos, sólo son posibles a través del amor de Cristo.

     Usted se preguntará ¿Debemos entonces despreciar las riquezas materiales?  No, pero tenemos  que tener en claro que el éxito no es lo que usted tiene sino lo que es.  Si estamos teniendo problemas para tener éxito es porque  no sabemos lo que deseamos en la vida  y carecemos de dirección. ¿Qué le dijo el señor a Josué? ¨Que se esforzara y fuera valiente, y que obedeciera sus mandamientos¨. ¿Cuál sería el resultado?  ¨Harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien¨ (Josué 1:7,8)  La fórmula para el éxito está escrito  en  la Biblia,  el Señor no nos hará exitosos sin que hagamos nuestra parte.

     Por tanto debemos hacer un alto. ¿Te consideras exitoso?, ¿Cómo está funcionando tu familia?, ¿Cómo está tu salud? ¿Cómo está tu comunión con Dios y tu obediencia a Él? ¿Cómo está tu trabajo o profesión? ¿Eres tú el centro de tu vida o tienes en primer lugar a Dios?

     Si nos consideramos en deuda con Dios, sabremos tener en cuenta a Dios en nuestras prioridades. Dios quiere que seamos integralmente exitosos. A la luz de la palabra solo hay una manera de lograr el éxito,  a la manera de Dios comience dándole el primer lugar en todas las áreas de su vida, déjelo que él sea el Señor de su vida y su vida cambiará.

Por: Alma Delia González de Hernández

Teóloga Cristiana

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD