Oficios que desaparecieron

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

En Lights Magazine, nos gusta iluminar la mente de nuestros lectores, es por eso que mostramos algunos de los oficios que ya desaparecieron.

Sereno: Fue un oficio muy importante sobre todo en España y en algunas áreas de Latinoamérica. El sereno, era el encargado de encender las farolas justo cuando caía la tarde, vigilaba las calles mientras la noche pasaba; también tenía a su cargo las llaves de todos los portales de la zona que le correspondía, por si alguien las necesitaba a altas horas de la noche.

Este oficio, fue desapareciendo después de que se inventaron los porteros automáticos.

Afilador: Como su nombre lo dice, era el encargado de regresar el filo a aquellos artefactos utilizados para cortar, tales como cuchillos, navajas, tijeras y afiladores de lápices. Alrededor del siglo XX, estos afiladores se establecieron en varios pueblos, evitando así que las personas se trasladaranmucho, para afilar sus utensilios.

Gracias a la llegada del sistema capitalista en muchas partes del mundo, las personas empezaron a desechar todo lo que no les era útil, olvidándose de darle otra oportunidad a sus cuchillos.

En algunos lugares donde el consumismo no está del todo asentado, aún se conservan los afiladores.

Pregonero: Este oficio, lo ejercía un hombre que caminando por los senderos de los pueblos llevaba una corneta y la hacía sonar para de esta manera reunir a todo los habitantes, con el objetivo de contarles algún acontecimiento proveniente de otras ciudades o del mismo pueblo, durante siglos fue considerado el mejor medio de comunicación.

Después de la aparición de la radio y la televisión,  poco a poco el pregonero fue siendo desplazado, quedando en segundo plano, hasta que a mediados del siglo XX desapareció totalmente.

Recadero: Los recaderos, eran hombres encargados de hacer ir y venir paquetes, mercancías y cartas, en ocasiones ayudados de un asno y un carretón o tan sólo andando en bicicleta por toda la ciudad, muchas personas tenían un recadero personal, ya que el trato con ellos era de estricta confianza.

La llegada del teléfono, el correo electrónico y la adquisición de contratos con compañías de envió,  regalaron  este oficio al olvido.

Colchonero: A raíz de la introducción de los colchones de material sintético, desapareció el oficio de los colchoneros, los encargados de desapelmazar la lana que tenían los colchones en aquel entonces, y permitía que el cliente disfrutara de sus siestas con toda la comodidad.

La desaparición de los colchones hechos de lana, paulatinamente marcó el final de este oficio.  

Despertadores: Si, así es… Antes las personas contrataban a los despertadores humanos, quienes ayudados por un silbato, trompeta o piedras en la ventada de sus clientes, lograban despertarlo para que fuera a trabajar o empezara con sus labores.

Está más que claro, por qué este oficio dejó de existir, la creación de despertadores y alarmas digitales convirtieron en historia a los despertadores humanos.

Colocadores de pinos: Eventualmente eran niños y jóvenes los que acomodaban los pinos en los bolos, pero con la aparición de la máquina acomodadora este oficio desapareció totalmente.

Talabartero: Este oficio, trataba de reparar artículos de piel y en algunas ocasiones de madera, esto era considerado un trabajo muy interesante, ya que antes a las personas les agradaba llevar cuero en su ropa y el darle mantenimiento era muy importante.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD