En el Beauty Salon

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

En el Beauty Salon

Por Elsa Carrillo  

Hay quienes son muy penosas cuando van al beauty salon, y hay quienes se desahogan y toman de terapeutas a los estilistas. Para que no quedes mal, aquí unas sugerencias para cuando estás en el salón de belleza.

-Me fui con otro estilista.

Te da pena confesarle a tu estilista de cabecera que “lo engañaste” en otro beauty salon, quizá para probar un nuevo estilo o por el precio, y peor si no te gustó el corte. Lo mejor es decirle que traías prisa o que llamaste, pero no te pudo atender en ese momento o que fue en otra ciudad, para que puedas volver sin pena.

-La clienta platicadora o el estilista que no se calla.

A veces nos da por contarles nuestros días o que nos den su opinión acerca de los looks, pero también podemos hacer comentarios de chistes o cómo queda equis persona con su nuevo look. Para cuando no tengas ganas de hablar y no te digan que eres una aburrida, sólo dile que te duele la cabeza porque tuviste un día horrible; si es buena onda, hasta un té caliente te va a servir.

-Cuando te están maquillando y peinando notas algo.

De repente sientes los “brochazos” de los maquillistas, porque tienen prisa o así es su técnica, sólo hay que comentarle que te sientes incómoda así, es un servicio que están ofreciendo. Otra de las situaciones que puedes ver a menudo es que las brochas están un poco sucias. Estás en tu derecho de preguntarle si la brocha está limpia o que te maquille con otra.

-Vas a una exfoliación y te recetan 10 productos que venden.

Aquí es muy penoso para algunas decirles “no” sobre todo cuando te han atendido bien y te gustó el producto, pero si en verdad no puedes gastar en ese momento y supongamos que no quieres que te digan que eres “coda”, coméntale amablemente que ya tienes unos productos parecidos y que luego que te los acabes vas por uno de los que te ofreció.

-Mi estilista ya no está.

Eso es horrible. Puedes pasar años buscando al estilista ideal, y sufres cuando vas al salón por el corte, porque sabes que no podrás salir en fotos como en 2 semanas hasta que se te acomodé el pelo. Hasta que encuentras a tu estilista que te entiende y te deja el pelo perfecto y de repente desaparece. Una vez le pregunté a la dueña de una beauty salon por “Ernestino”, pensando que estaba de vacaciones, sin saber qué había pasado, y se molestó muchísimo,  así que mejor pregunta discretamente a uno de sus compañeros cercanos.

-Me cobran y además el tip.

Aquí en México se recomienda dar tip del 15% cuando fueron varios los que te atendieron, y el estilista lo reparte al final. También para evitar momentos incómodos, ya tienen una cajita bonita donde no se ve el tip que dejas. A veces nos sentimos obligados a dar el tip, pero si quieres dar un regalo en lugar del tip porque eres de las que no te gusta, hazlo solo si le tienes mucha confianza a las personas del salon.

Beauty example:

Una amiga fue a un salón que le recomendaron y le aseguraron que quedaría guapísima con su cambio de imagen. Como no estaba segura de lo que quería, lo dejó en manos del experto. Al final se puso a llorar porque de morena pasó a rubia, y de cabello largo pasó a cabello cortito y con fleco. Tienes que ser súper sincera con el estilista y decirle si no estás segura aún del cambio. Cuando no estás segura, el que es bueno, te va a decir que no lo hagas aún, que aunque el pelo crezca y puedas arreglar el tinte, lo importante es cómo te vas a sentir.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD