Buenos hábitos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Por: Lights Magazine

Hablar de hábitos puede ser algo sencillo de entender, podríamos decir que solo son acciones ordinarias de nuestras vidas que adoptamos y que en un determinado plazo se convierten en un estilo propio, pero debemos estar conscientes de los resultados o beneficios que estos aportan a nuestra vida porque en su mayoría, tu estado de ánimo dependerá de ellos. Me he dado cuenta que las personas que son más activas que otras, es precisamente debido a su correcta organización de rutinas que les permiten vivir con calidad. En cambio, aquellas personas que no llevan un orden en sus actividades y que por lo general improvisan sus días, reflejan una mala imagen y por ende, sus malos hábitos también.

Qué tiene que ver todo esto? Bueno, si te pones a pensar, aquella persona que no planea sus días de trabajo, escuela y que vive a las carreras porque “el tiempo no le alcanza para nada”, es porque no tiene un proceso de administración de vida ni mucho menos hábitos buenos que ayuden a obtener días de éxito y por lo tanto será extraño que esa persona viva alegre, la verás siempre desubicada y con flojera la mayor parte del tiempo y lo malo es que ¡puede ser contagioso!  

Entonces, ¿cuáles hábitos pueden adoptarse? Te compartimos la siguiente lista y el por qué.

DESPERTARSE TEMPRANO.

Dicen por ahí “al que madruga Dios lo ayuda”. Los madrugadores suelen tener días muy productivos, ya que aprovechan las mañanas para iniciar sus actividades y les da tiempo para enfocarse en sus objetivos. Como sabes, el cerebro trabaja mejor durante la mañana, así que es momento de levantarse temprano. Lo ideal es a las 6:00 a. m.  La decisión está en tus manos y, probablemente en tu alarma. 

DESAYUNAR.

¿Has escuchado que el desayuno es la comida más importante del día? ¡Pues claro! Pero vamos por pasos, lo primero que tienes que hacer es levantarte temprano antes de salir a trabajar para que tengas tiempo de hacerlo sin apuros. Así como tu automóvil necesita de gasolina para moverse, tu cuerpo necesita alimento para funcionar de forma adecuada, en especial por las mañanas. 

HACER EJERCICIO.

No tienes que pasar muchas horas en un gimnasio ni utilizar fajas y esas cosas que te “ayudan” a sudar. Deja de decir que no tienes tiempo, si te organizas, fácilmente encontrarás un momento para ejercitarte desde tu casa o cualquier parque cercano. Dedica al menos 20 minutos de tu día a esta importante actividad que nos beneficia de muchas maneras. Lo importante es que el ejercicio sea aeróbico, es decir, que tus pulmones trabajen para oxigenar todo tu cuerpo.

PROCURAR A TUS SERES QUERIDOS.

El aislamiento y la soledad te conducirán a la infelicidad, por eso es aconsejable que te relaciones con tu familia, amigos y tomar la decisión de conocer a esa persona extraña que ves todos los días en tu escuela o trabajo.

Puedes empezar siendo amable o regalando una sonrisa. Ten siempre un espíritu de servicio para todos ellos. El relacionarte con los demás te ayudará a encontrar la felicidad que quizá estás buscando. ¡Prueba y verás!

LEER.

Así como el ejercicio ayuda a transformar el cuerpo, la lectura permite transformar nuestra mente, no sólo ayuda a enriquecer tu vocabulario y mejorar tu ortografía y gramática, gracias a ella adquieres un abanico de temas para entablar conversaciones y nuevos conocimientos. Te recomendamos leer revistas de entretenimiento y para que aprendas más.

SÉ AMABLE Y AGRADECIDO.

Hazte la pregunta ¿cómo me gustaría que me trataran? Es lógico que a todos nos gusta que nos traten de buena manera. Cuando eres amable con los demás, ellos también lo son contigo. Aquellos que tratan a otros de un modo desagradable, están demostrando insatisfacción en su vida.

Recuerda que también el pedir las cosas por favor y decir gracias, habla mucho de nosotros, son como comodines que ayudan a abrirte puertas a lo largo de tu vida. El título más valioso no te lo dan las mejores universidades, sino tus valores y la manera en la que te comportas con las personas.

DORMIR BIEN.

De nada te servirá lo anterior si no atiendes tus horas de sueño. Lo ideal es que duermas entre 7 y 8 horas, esto para que tu cuerpo descanse y despiertes con todas las ganas para hacer tus rutinas diarias. Algo tan sencillo como dormir, puede hacerte cambiar tu estado de ánimo. ¡No te desveles hasta altas horas de la madrugada!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD