Lights Magazine TV

Tulum: El vigilante del mar Caribe

POR RIGOBERTO REYNA ROJAS

ARQUITECTO

Hablar del turismo en México es encontrarte con una vasta variedad de alternativas por visitar. Por un lado tenemos las grandes urbes como la Ciudad de México. Estas nos brindan un panorama urbano en el cual la cultura y el entretenimiento conviven en un mismo espacio. Si nos alejamos de estas ciudades nos topamos con poblados que nos trasladan a la época colonial, lugares como Guanajuato, en donde el tiempo se ha detenido. Pero más allá de estas grandes ciudades y pequeños poblados nos topamos con vestigios de ciudades antiguas, lugares que en su periodo de esplendor fueron importantes centros urbanos y en los cuales el tiempo no se detuvo.

Entre las culturas más desarrolladas que existieron en el México prehispánico se destaca la cultura Maya, una civilización que se desarrolló desde lo que ahora es la península de Yucatán y el sur de México hasta Centroamérica. Ellos construyeron ciudades y complejos como Chichén- Itzá y Uxmal, centros religiosos de gran importancia durante los períodos clásico y pos-clásico; pero existe otra ciudad que no se destacó por su importancia religiosa sino por su papel como ciudad comerciante: Tulum.

Tulum es una zona arqueológica que se localiza en Quintana Roo 130 km al sur de Cancún y su nombre en maya significa muralla, una de los elementos con los que cuenta la ciudad.

De primera vista la zona puede parecer un lugar de vestigios arqueológicos con una hermosa vista del mar Caribe pero es mucho más que eso. En su época de esplendor la ciudad era una parada obligada entre los comerciantes que viajaban a lo largo del territorio maya tanto por tierra como por mar a lo largo de la costa, y ahí es donde encontramos una de sus funciones principales.

“El Castillo”, la pirámide al centro del conjunto, tenía la función de templo y de faro. Gracias a ella, los comerciantes marinos que trasladaban bienes y productos de otras ciudades, lograban evitar chocar con la segunda barrera de arrecife más grande del mundo.

Cuando ellos navegaban hacia Tulum lo hacían trasladándose paralelamente a esta barrera, sabían cuándo acercarse hacia la costa gracias a las aberturas con las que cuenta esta imponente estructura en su parte superior. Estas aberturas se iluminaban con luz natural durante el día y con antorchas durante la noche, lo que les indicaba a los marineros el momento de acercarse a la costa a través de un canal que divide la barrera de arrecife.

Además de esta pirámide podemos encontrar otras estructuras más pequeñas que tenían la función de templos, como el Templo de los Frescos.

Este templo se caracteriza por los vestigios de pinturas que se encuentran en el interior, donde destacan figuras de mujeres y hombres, serpientes entrelazadas y ofrendas a sus dioses.

También podemos encontrar el Templo del Dios Descendente, un pequeño edificio en el cual se encuentra una figura alada y descendente la cual se asocia con Venus.

En 1842 el explorador inglés Frederick Catherwood descubrió la ciudad de Tulum junto con su equipo de exploradores y documentó con dibujos los vestigios arquitectónicos en el contexto natural que los habían encontrado. Su obra documental es uno de los mejores trabajos gráficos que se pueden encontrar sobre la arquitectura maya.

Dentro de todas las maravillas de las que podemos disfrutar en nuestro país, Tulum es sin duda, un legado cultural y arquitectónico que nos habla sobre las costumbres y estilo de vida de una civilización que tuvo su culminación aun después de que los españoles llegaran al territorio que ahora se conoce como México. Visitar Tulum es una actividad que debe estar en el itinerario de toda persona que visita la Rivera Maya.

Lights Magazine TV

Una revista para toda la familia. #IluminaTuMente

118 comentarios en “Tulum: El vigilante del mar Caribe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.