Siempre vemos el mismo lado de la Luna

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Lights Magazine

Ya sea en cuarto creciente, luna menguante o luna llena, nosotros siempre apreciamos solo una cara de este satélite, pero ¿te has preguntado por qué?, es decir, al igual que la Tierra, la Luna también rota, entonces deberíamos de ser capaces de verla dar la vuelta ¿qué nos está ocultando?

No fue sino hasta 1959, gracias una onda Soviética, cuando conocimos por primera vez la otra cara de la Luna, su llamado “lado oscuro”, la cual es un tanto diferente de la vista usual que tenemos de ella, pues parece mucho más accidentada que la otra. Por mucho tiempo se tuvo la incógnita de su tremenda diferencia, y no fue sino hasta hace poco que se supo la razón. La corteza de la cara visible es más delgada que la cara oscura, y tienen composiciones químicas diferentes. En el lado visible el impacto con meteoros ha generado mares y lagunas, mientras que del lado opuesto los impactos formaron valles y montañas, pero ningún mar.

AHORA, VOLVIENDO AL PUNTO ¿POR QUÉ NO VEMOS LA OTRA CARA DE LA LUNA?

Para empezar, este satélite natural gira. Realiza una acción llamada “rotación sincrónica”, pasa cuando la velocidad de rotación de un cuerpo es igual a la velocidad de traslación orbital ¿Me explico?

Es decir, la Luna tiene dos movimientos, uno de rotación con el que gira sobre su eje, y otro de traslación que la hace girar alrededor de la Tierra siguiendo su órbita.

Tarda casi 28 días para dar un giro sobre su eje (la duración de un día lunar) y alrededor del mismo tiempo en dar una vuelta en la cercanía de la Tierra (un año lunar) por esto se le llama rotación sincrónica, están sincronizadas.

Si la Luna no rotara sobre sí, en algún momento nosotros terminaríamos por ver su lado oscuro.

¿CÓMO SE FORMA LA ROTACIÓN SINCRÓNICA?

Hace 4,500 millones de años un cuerpo celeste se impactó contra la Tierra, y los escombros quedaron atrapados en la órbita de la misma, con el tiempo se fusionaron hasta formar lo que ahora conocemos como nuestro satélite, la Luna.

En un principio se encontraba a 19.000 y 30.000 kilómetros de distancia a la Tierra, hoy en día está a unos 384,000 kilómetros. En ese entonces la Luna y la Tierra giraban más rápido. La interacción produce mareas, es de esta forma como se “sincroniza” el giro. Se crean dos “bultos” en lados opuestos del planeta, debido a que los cuerpos más cercanos entre sí se atraen entre ellos. De esa forma el satélite es jalado hacia esa dirección.

Para poner un ejemplo más claro: imagina dos personas sujetadas de las manos girando. Como sus cuerpos están a una distancia corta, su “fuerza de marea” los jala hacia la misma dirección, cosa que no pasara si fueran 20 personas girando sujetas de las manos. Pero esto no significa que roten con el planeta, van al contrario, estos bultos se encuentran en una línea imaginaria que une a los dos cuerpos. Mientras el satélite gira, se “abultan” y vuelven a su posición original a medida que se alejan.

En tan solo mil años la fuerza de su movimiento se ha alentado, y los bultos se han alineado, llegando a un punto donde la rotación de la Luna ya no puede disminuir, y así ha quedado hasta nuestros días.

Para dejarlo claro, no vemos la otra cara de la Luna porque su velocidad de rotación disminuyó y se alineó con la Tierra, y en el momento en que la celeridad de ambos se igualó entre sí, pero eso no solo pasa con la Luna, sino con todos los demás satélites que orbitan en otros planetas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD