La familia en el corazón de Dios

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Por María de Jesús García de Martínez

Doctora en teología

Para que un matrimonio sea feliz debe de haber comunicación. Orar juntos, comunicándose sus problemas para orar por eso, por ejemplo. Cuando se equivocan en el trabajo los varones se hacen los valientes y no lo comunican a su esposa, y pueden llegar hasta la cárcel y le dicen a la esposa que no se lo contaron para no mortificarla cuando entre los dos pudieron haber encontrado una solución.

La comunicación es el elemento principal para que haya una buena relación entre pareja y padres e hijos. Hay cinco áreas de conflicto en la comunicación; desacuerdo en el tiempo, dinero, sexo, familiares políticos y los hijos, pero detrás de estas preocupaciones hay un problema más profundo “la falta de comunicación, que es muy necesaria”.

PRINCIPIOS PARA QUE HAYA UNA BUENA COMUNICACIÓN:

Comprometernos a ser buenos comunicadores.

Ser conscientes de sí mismos, hay personas que se encierran en sus sentimientos y hacen imposible decirle a la otra persona lo que están pensando.

Ser un buen oidor, porque hay personas que no dejan hablar a otros.

Tenga empatía, no lastime, sienta por la otra persona como por sí mismo.

Valore a la otra persona, ser consciente del valor de la otra persona en el rol familiar.

Sea positivo o apreciativo, al casarse sea la persona como sea, el varón debe educar a su esposa para tener una mejor relación.

Sea digno de confianza en las confidencias.

Sea amable, “la palabra de algunos son como dardos, más la lengua del sabio trae sanidad”.

Permitir tiempo a la comunicación, siempre se debe hacer propicio un buen tiempo para platicar en familia, esposo e hijos.

Oren juntos, siempre es bueno que los hijos los vean orar juntos como pareja y con ellos. En cuanto a las finanzas deben de ser organizadas entre los dos con sabiduría.    

“Dicen que el amor es ciego, pero el matrimonio abre los ojos, pero en el corazón de Dios el mejor estado de toda persona es siendo parte de una familia. Dios siempre bendecirá una familia que unida busca agradarle a Él”.

“Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará”. Proverbios 22:6

Si alguien afirma: “Yo amo a Dios”, pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto. 1 Juan 4:20 

“En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano”. Proverbios 17:17

“Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos -le contestaron”. Hechos 16:31

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

- NUESTRA ÚLTIMA EDICIÓN -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642