Confrontamientos innecesarios

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Lights Magazine

Estaba callada. No sabía qué decir. Sí, ahora se trata de VIOLENCIA ECONÓMICA.

Todos en la familia de él parecían opinar lo mismo:

“Si ella trabaja, ella debe de pagar”

“El dinero es de ambos, así le hacemos nosotros”

“Si yo quiero algo, voy y me lo compro, no espero a que mi esposo me dé dinero”

“No necesito pedirle permiso”

“No necesitas ropa, salir, ni nada para la cocina, es decir, ni despensa ya que al fin cada quien come en su trabajo”.

Estaban recién casados, pero como muchas parejas no se pusieron de acuerdo de cómo serían los gastos de la casa.

Parecía que ella tenía que agradecerle a él por dejarla vivir en su casa, así como por comprar cada 3 ó 4 semanas la despensa. También debía mostrarse agradecida porque él pagaba los servicios de la casa. Pero no había para más, ni para salidas, gustos, viajes ni compras de algún gusto en especial. Probablemente era porque no le alcanzaba o simplemente porque no quería, no le dijeron que así no se hacían las cosas.

Parece que el hecho que las mujeres trabajen ahora y tengan su ingreso las hace muy autosuficientes ante los ojos de algunos hombres. Parece que se le había olvidado a él que ella acaba de comprar también auto del año, ya no por lujo, sino porque fue una necesidad para irse a su trabajo, de todas formas le alcanzaba para pagar el auto y la gasolina. Aún con esto, él la intentó detener de comprarlo, argumentando que no era necesario, que podía aprender andar en camión, o juntar y volver a comprar uno usado, mientras él la llevaría al trabajo y pasaría por ella, una forma de controlarla.

Cualquier viaje y salida en corto, parecía ser un gran lujo para aquel joven que sólo veía para las necesidades básicas de ambos, parecía que sus deseos de superación se desvanecieron al igual que su interés de estar con ella. Una de las cosas que llevó el fin de la relación, fue cuando ella se sometió a un pequeño cambio de look y la sorpresa para ella (ya que en el fondo esperaba otra

favorable reacción) es que él le dijera que no le iba pagar nada para sus cosas. Él también evitaba que saliera con sus amigas, porque veía eso como un gasto innecesario; ella por su parte, hacía conflicto cada vez que él se reunía con sus amigos, porque en esas reuniones llevaba carne y cerveza, algo que ella consideraba era muy innecesario. Incluso ambos llegaron a esconderse las tarjetas para evitar las salidas.

La regla era salir y gastar solo cuando estuvieran juntos.

Una de las preguntas que evitaron fue: ¿Tienes deudas con algún banco? ¿Cuánto dinero les das a tus papás? ¿Cómo es la relación con tu familia?

Cuando contraes matrimonio hay muchos temas que observar antes de unirte a esa persona. Ya no se trata sólo del amor y de dónde vivirán, sino de cómo saldrán adelante y poner plazo para los planes que desean emprender juntos.

Los temas económicos crearon en gran parte la frustración y resentimiento mutuo. Cada quien sentía que llevaba la carga en la relación; aunque en realidad se apoyaban.

Esta joven pareja decidió no seguir juntos.  Hablaron de este tema varias veces, sin llegar a ningún acuerdo.

Y ustedes, ¿cómo cuidan la relación con tu pareja?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD