La perseverancia

Por: Pastor Joel S. Ramírez

Al inicio de cada año nuevo, Dios, el Dador de la vida y Dueño de nuestro tiempo, nos presenta una nueva  oportunidad y un real desafío para considerar y reflexionar seriamente  en aquello que hasta aquí hemos logrado y en aquello en lo que, siendo honestos, tal vez hemos fracasado.

“Prosigo al blanco, al premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús”

(Filipenses 3:14).

E n el  pasaje bíblico arriba mencionado el apóstol Pablo anima y exhorta a la iglesia de los filipenses  a  que  prosigan al blanco, hacia el objetivo, hacia  la  meta. Pero hay que reconocerlo, para lograrlo, para avanzar, para seguir adelante y alcanzar la meta  es necesario la perseverancia.

¿QUÉ ES LA PERSEVERANCIA?

“Se conoce como perseverancia a la firmeza o constancia en una cosa. También, alude a la duración permanente o continua de una cosa. El término perseverancia proviene del latín “perseverantia”. Como tal, la perseverancia es constancia, persistencia, firmeza, dedicación o tesón, tanto en las ideas, como en las actitudes, en la realización de algo, en la ejecución de los propósitos, y también en las resoluciones del ánimo. El término perseverancia puede ser empleado en cualquier circunstancia de la vida, se debe tener un objetivo claro o una meta que justifique el esfuerzo y perseverancia o dedicación en un período de tiempo generalmente extenso. Por eso, se dice que la perseverancia es la clave del éxito en muchas situaciones, aunque se debería decir que la clave del éxito es saber cuándo perseverar y cuándo no.”

La perseverancia es por tanto, una virtud imprescindible para seguir adelante.

Si pretendemos  avanzar hacia la consecución de nuestra meta, tenemos que reconocer la importancia de no perder la visión, vencer los distractores que se nos presenten en el camino  y seguir luchando con tenacidad y perseverancia  cada día por ella. Cierto,  el umbral de un año nuevo,  siempre es un tiempo en que de manera personal o colectiva nos fijamos metas, es válido y saludable, establecer  nuestros propósitos y metas de año nuevo, pero nunca  perdamos de vista los propósitos y planes  soberanos e inmejorables  que tiene Dios para nuestra vida.

CONSIDEREMOS LA FÁBULA DE LA TORTUGA Y LA LIEBRE

“Una tortuga y una liebre siempre discutían sobre quién era más rápida. Para dirimir el argumento, decidieron correr una carrera. Eligieron una ruta y comenzaron la

competencia. La liebre arrancó a toda velocidad y corrió enérgicamente durante algún tiempo. Luego, al ver que llevaba mucha ventaja, decidió voluntariamente sentarse bajo un árbol para descansar un rato, recuperar fuerzas y luego, continuar su marcha. Pero pronto se durmió. La tortuga, que andaba con paso lento, la alcanzó, la superó y terminó siendo la primera en llegar, declarándose vencedora indiscutible.

Pero la historia no termina allí: la liebre, decepcionada tras haber fracasado, hizo un autoexamen reflexivo de conciencia y reconoció sus propios errores. Descubrió que había perdido la carrera por ser presuntuosa, arrogante  y descuidada. Si no hubiera dado lugar a la autoconfianza y los distractores nunca la hubiesen vencido. Entonces, desafió una vez más  a la tortuga a una nueva competencia. Esta vez, la liebre corrió, mantuvo el paso  sin vacilar ni claudicar de principio a fin y su triunfo fue más que evidente.”

Así es, la clave para llegar a la meta no es solo poseer  grandes capacidades, tener mucha educación o ir a constantes cursos de capacitación. La meta  se alcanza por medio de la perseverancia.

Sí, porque muchas personas siendo  poseedoras  de grandes habilidades naturales y dones sobrenaturales  han fracasado en su vida  porque no prosiguen al blanco.

No perseveran, se decepcionan de sí mismos o de otros y ‘avientan la toalla’. Por lo tanto, la primera cosa que tenemos que hacer para avanzar hacia la meta  es ser constantes y seguir esforzándonos  por ella.

Quizás te has desanimado por algún motivo en tu progreso personal. Has dejado de esforzarte. Has dejado de buscar la ayuda de Dios y su presencia todos los días. Has dejado de progresar hacia la meta.  No te conformes con lo que ya has alcanzado. ¡Dale mejor gracias a Dios por lo que ya has avanzado en tu vida! Pero no te conformes con eso. Sigue perseverando, luchando, sigue adelante.

“EL ÉXITO SE FUNDAMENTA EN LA SUMA DE NUESTRAS DECISIONES Y ACCIONES COTIDIANAS.”

¿Qué te está estorbando en el  progreso y avance de tu vida?

No seamos de los que siempre piensan en cambiar el mundo, pero nunca piensan en cambiarse a sí mismos. ¿Qué cambios debes de hacer en tu vida para poder realizar el propósito y alcanzar la meta que Dios tiene para ti?    

“Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará.”

(Salmo 37:5).

Confía en que Dios, si clamas a Él de todo corazón te ayudará, y determina caminar hacia adelante para alcanzar la meta que Él ha diseñado y te ha trazado para el bien de tu vida.

Hoy, al principio de este año nuevo 2017, en medio de un mundo que se tambalea y se estremece ante la incertidumbre y desalentadoras expectativas, Dios nos está llamando a fijar nuestra mirada de fe en su Hijo Jesucristo, nuestro blanco perfecto  y proseguir  así a la meta que excede a todo conocimiento:

Conocer  a Jesús personalmente como Salvador y Señor de nuestra  vida confiando plenamente que nada ni nadie nos apartará ni arrebatará de su mano. Porque  ¿qué provecho obtendrá un hombre si ganare el mundo entero, pero perdiere su alma?

(Mateo 16:26).

La meta de Dios para ti es que no te pierdas sino que procedas al arrepentimiento.

Jesús dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Acepta hoy  a Cristo como tu Salvador y hazlo la mejor meta de tu vida  y por toda la eternidad”

ORACIÓN POR SALVACIÓN

“Señor Jesús: Reconozco que soy pecador. Te pido con todo mi corazón que perdones

todos  mis pecados. Creo que  diste tu vida por mí en la cruz. Confieso con mi boca que Tú eres el Señor y mi único y suficiente Salvador. Jesús entra y habita desde hoy  en mi corazón y ayúdame a perseverar en seguirte y serte fiel todos los días de mi  vida.”

Lights Magazine TV

Una revista para toda la familia. #IluminaTuMente

12 comentarios sobre “La perseverancia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *