Finlandia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Por: Michan en Finlandia (Pablo Morilla)

Periodista y blogger.

Navidad es sinónimo de Finlandia. Porque, para celebrar estas entrañables fiestas, no hay mejor sitio que el mismo país en el que vive Papá Noel. Y porque el ambiente en tierras del norte es insuperable: la nieve ayuda muchísimo a la hora de crear la magia. Por eso le contaremos cómo se celebran estas fechas tan señaladas y algunas tradiciones.

La primera parada la haremos en la capital de Finlandia, Helsinki. A finales de noviembre, Papá Noel -allí conocido como Joulupukki- sale a las calles, con las luces de Navidad ya instaladas, en una carroza. Un acto imprescindible para los habitantes de la ciudad. También es un clásico el escaparate de los grandes almacenes Stockmann, que acaba decorado con motivos navideños que los niños no se quieren perder.

Si se anima a pasar la Navidad en Finlandia, le recomiendo que vaya al cementerio. Puede que le suene raro, pero en este país siempre visitan a sus muertos antes de la llegada de Papá Noel a sus casas. Todo un gesto para recordar a quienes ya no están en el mundo de los vivos. Si no tiene a nadie en ningún cementerio finlandés, no pasa nada, pues suelen tener un espacio para poner velas a los que descansan en lugares distantes. Y si me permite un consejo más: vaya de noche. Es espectacular llegar y ver que todo está lleno de luces diminutas, las del fuego de las velas que iluminan las tumbas.

Ya en cuanto a la comida, destacamos toda la saga de los laatikko (traducido, caja). Se suelen servir una especie de puré de diferentes verduras: perunalaatikko, es de patata; lanttulaatikko, es de nabo; o porkkanalaatikko, de zanahoria. También es tradicional el rosolli, una clase de ensalada de remolacha a la que se añade zanahoria o cebolla. Da a la mesa un color rojizo que proporciona una mayor sensación de Navidad. Hasta ahora, los productos son económicos, pero el precio sube cuando llega la estrella: joulukinkku.

Es el jamón de Navidad, un trozo de varios kilos de carne con una cobertura de mostaza. No es un plato complicado de hacer, pero lo que puedo garantizar es que está delicioso. Y, para los postres, no olvidemos las galletas de jengibre, así como el vino navideño o glögi: su sabor es un símbolo inequívoco de esta época.

Mientras unos comen, las calles finlandesas se empiezan a llenar de Papás Noel. Son los que se anuncian en los periódicos para ir a las casas a repartir regalos -allí no es tan habitual que el padre se disfrace-. Es la magia de la Navidad y cómo lo celebran.

No podía acabar el artículo sin mencionar la casa de Papá Noel. Tradicionalmente se ha dicho que vive en Korvatunturi, una montaña en la Laponia finlandesa, muy cerca de la frontera con Rusia. Desde allí hace su trabajo, pero resulta imposible acceder a esa zona y, si llegan, nunca podrán encontrar su casa. Sin embargo, se desplaza hasta Rovaniemi, la capital de la

región, donde se sitúa Santa Claus Village.

Dicho esto, ¡que tengan una feliz Navidad! O, como dirían en Finlandia:

hyvää Joulua!

Michan en Finlandia

@MichanFinlandia

michanenfinlandia.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD