Lights Magazine TV

El triángulo de las Bermudas

Por: Lights Magazine

¿A quién no se le ha puesto la piel chinita al escuchar sobre el triángulo de las Bermudas?, aquel lugar en donde desaparecen barcos y aviones con tripulaciones enteras, donde la brújula se descontrola y no apunta al norte, ¿Esto es cierto?, ¿Será acaso que existen extraterrestres y son ellos quienes cometen tales desaparecimientos? ¿Son los imaginarios mounstros marinos como lo es el kraken?, ¿Una pirámide hundida? ¿Magnetismo? Bien, aquí podremos resolver algunos enigmas, solo sigue leyendo, a mí si se me puso la piel chinita de tan solo saber que este era un tema de elección para la revista.

Se le llamó “Triangulo de las bermudas” debido a la forma de un triángulo equilátero el cual se crea al unir con una línea imaginaria los lugares donde suceden estos acontecimientos, se ubica en el océano atlántico, entre lo que son las islas Bermudas, Puerto rico y Miami.

Su reputación comenzó el 8 de octubre de 1492 según lo escrito por Cristóbal Colón, al ver la brújula se dio cuenta que no indicaba muy bien el norte, cosa que en un principio no hizo mención de ello a nadie por el hecho de que podría alertar a su tripulación que ya estaba agotada, días después Colón observo una luz extraña después de tres días, fue entonces que su tripulación comenzó a regresar a España. Pero, ¿por qué las brújulas se descontrolan en el triángulo de las bermudas?, esto lo explico la Guardia Costera Estadounidense en 1970 mientras estaban tratando de explicar algunas de las desapariciones, sucede que es un lugar donde las brújulas apuntan al norte real, no al magnético.

Uno de los casos que sin duda es impactante y aún causa esa sensación de vacío, es el vuelo 19, el 5 de diciembre de 1945, ese día 15 pilotos de Fort Lauderdale Florida harían una prueba de vuelo, pero uno de los pilotos se reportó enfermo y no pudo asistir, los aviones se mantuvieron dos horas en comunicación normalmente con la torre de control, en un momento se perdió comunicación con ellos por un tiempo, algo raro ya que no debería suceder por el buen clima y lo que es más extraño es el momento en que se comunicaron de nuevo y dijeran que no sabían dónde se encontraban ya que cuando se aprobó el vuelo el cielo estaba despejado y no era posible que podrían perderse, pero más impactante fue el escuchar de los pilotos que estaban seguros que ese lugar no era cómo ninguno antes visto, espeluznante, ¿cómo no saber dónde te encuentras? ¿Algo nunca antes visto? Después de esto se comunicaron para dar un mensaje desconcertante, en el cual describían que el mar era blanco.

Después de este suceso se mandó un hidroavión el Martin Mariner que tenía especialidad en el rescate anfibio, este equipo de rescate conto con trece hombres y la torre mantuvo contacto continuo con la nave de rescate en sus primeros minutos de vuelo, y sucedió lo impensable, estableció contacto con el vuelo 19, en ese momento les pidieron su ubicación para poder encontrarlo pero la interferencia no permitió que escucharan completo el mensaje y solamente pudieron escuchar sus últimas palabras las cuales eran “No nos sigan”, sorprendentemente fue la última señal establecida por ellos, la cual fue captada completamente por la base, los pilotos desde un lugar del cual nadie sabía lograron comunicarse y alertar a quienes los buscaban que no lo hicieran más, pero siguieron con la búsqueda, misma que en los siguientes siete minutos el comandante se reportó con la base, pero minutos después perdieron contacto alguno.

No se encontraron muestras de haber un naufragio o algo similar por parte de ambos casos, un silencio lleno la base el cual nunca se fue, nunca más volverían aquellos hombres, una noticia que los dejo sin habla. Momentos después cuando el comandante muy impactado dio la orden de búsqueda, con aviones y barcos, una búsqueda que sería muy cuidadosa e intensiva, pero al mismo tiempo, una que no obtendría respuestas.

El primer caso se registró en 1951 cuando un periodista de Associated Press Edward Van Winkle Jones escribió algunos casos de barcos que desaparecieron cerca de las Bahamas, debido a esto opto por nombrarlo, “El triángulo del diablo”, dos años después George X. afirmó en la revista Fate que sucedían “Extrañas desapariciones marinas”. En 1964 Vincent Gaddis nombro a este lugar como “El triángulo de las Bermudas” en una revista estadounidense llamada Argosy.

Su popularidad comenzó en 1974 convirtiéndose en un mito cuando un escritor de revistas de ciencia ficción Charles Belitz realizo un escrito mayormente copiado de Vincent Gaddis el cual tomo muchas historias de desapariciones las cuales se habían distorsiono completamente, además de tener muy poca originalidad tuvo el descaro de ser mal presentado y tener un contenido pobre ya que no contenía más que mentiras de lo realmente sucedido.   

A pesar de que existen miles de explicaciones que pueden considerarse para fundamentar las desapariciones aun existen personas que no están dispuestas a ceder en sus suposiciones, esto ha generado debates entre creyentes y escépticos hasta la fecha.

Las fuertes corrientes y la profundidad de las aguas podría ser una de las explicaciones del porque no se encuentran restos de lo que alguna vez fue una tripulación, pero algo que es interesante para mi es que en estas fechas pasan naves por ese lugar y lo hacen sin contratiempos.

Además que suelen cruzar por esa región muchas naves y es un lugar que se ha convertido en un lugar que tiene más tráfico aéreo y marítimo, también una aseguradora de Londres determino que esta región tenía muy baja frecuencia en cuanto a accidentes, esto al compararla con algunas otras.

Un dato curioso es que se han reportado al menos 50 naves y 20 aviones los cuales se han perdido en este lugar.

358 comentarios en “El triángulo de las Bermudas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.