Educar a los Hijos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

SABIDURIA PARA LA VIDA

¨EDUCAR A LOS HIJOS¨

Sin duda que vivimos tiempos difíciles donde parece que en el mundo predominan y cobran cada día más fuerza los llamados antivalores, aquellas actitudes incorrectas y antisociales que afectan la armonía y la  sana convivencia social. Por tanto, es urgente hacer algo para contrarrestar esta corriente y estilo del mundo que está afectando a nuestras familias y sociedad en general.

Sin duda que lo mejor que podemos hacer hoy en día es volvernos a Dios y al  consejo de su Santa Palabra, que  nos habla claramente del orden divino que Dios ha establecido para la familia y  de la necesidad de instruir y educar a nuestros hijos desde su niñez, cuando son más dóciles y receptivos y por lo tanto, aprenden con más facilidad, tanto lo bueno como lo malo.

Dicen claramente las sagradas escrituras: “ Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartara de él” ( Proverbios 22:6 )

Dios ha asignado esta gran responsabilidad y privilegio  sobre los padres. Porque hay que decirlo, la enseñanza de valores y buenos principios siempre empiezan en el hogar.

La Biblia dice claramente que instruyamos a nuestros hijos en el camino de Dios y que aun en su etapa de adultos no se apartaran de Él. A los hijos, dice Dios: obedezcan  y honren a sus padres para que les vaya bien y sean de larga vida en la tierra. A  los padres dice: no provoquen a ira a sus hijos sino críenlos en disciplina y amonestación del Señor.

Esta  ordenanza Bíblica de instruirlos y guiarlos por el buen camino está vigente y resulta siempre pertinente. Es importante mencionar que la mejor manera de educar a nuestros hijos es con el ejemplo, porque “Nuestros hechos hablan más fuerte que nuestras palabras”.

El hogar es la ventana a través de la cual los niños tienen su primer conocimiento de Dios. Es también el lugar donde reciben su primer enseñanza de quiénes son y de lo que valen. Los niños descubren su valor y estima en el espejo de aquellos a su alrededor, por la atención que se les da, o por lo mucho que se les escucha y valora. Su autoestima va tomando forma por lo que sus padres  les dicen y  también por el tiempo que sus padres les dedican.

La instrucción puede ser tanto formal como informal. Con la instrucción formal les decimos a los niños la verdad. Con la instrucción informal vivimos o modelamos la verdad ante ellos. Ambos tipos de instrucción son sumamente importantes. El punto esencial en la paternidad de calidad es darse cuenta que el regalo mayor que podemos dar a nuestros hijos no es solamente lo que hacemos sino también lo que somos. El estilo de vida que nuestros hijos nos ven modelar a diario es de una influencia mucho mayor de lo que se les dice. Ellos quieren –y deben– ver una congruencia entre nuestro hablar y nuestro caminar.

No nos cansemos, pues, de hacer el bien que a su tiempo segaremos si no desmayamos (Gálatas 6:9). Vale la pena el esfuerzo y la dedicación. Nuestros hijos y la sociedad, algún día nos lo agradecerán.

Aprovechemos pues, las oportunidades cotidianas para enseñar a nuestros hijos el camino correcto basado en los principios eternos e infalibles de la palabra de Dios.

Que la paz de Cristo sea con usted y toda su familia. ¡Shalom!

Arte de Fotografía: Estudios Genesis para Lights Magazine

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

- ARTÍCULOS RELACIONADOS -

- DÉJANOS TUS COMENTARIOS -

-- ARTÍCULOS POPULARES --

- ESTAMOS EN FACEBOOK -

- ÚLTIMOS TUITS -

© [wpdts-year] - LIGHTS MAGAZINE Ilumina tu mente es
una marca registrada ante IMPI. Nuevo, Laredo Tamaulipas,
México CP 88270 Tel. 867-719-1642

POLÍTICA DE PRIVACIDAD